domingo, 16 de enero de 2011

Metodología del Diseño

La necesidad de una metodología
En el diseño gráfico existe para muchos la creencia de que la creatividad surge de un estallido mágico. En realidad, las buenas ideas surgen cuando el diseñador se “empapa” del problema que tiene que resolver; no solamente comprende los datos y el contexto, sino que lo siente y lo vive.
Disponer de una metodología es disponer de criterios que permitan optar por el mejor camino, y llevar, lo más directamente posible a la solución efectiva.
El objetivo de una metodología
El objetivo de una metodología es aumentar el conocimiento del problema y dar mayor sostén al hecho creativo.
Permite ampliar los puntos de vista ante el problema dado y aumenta el conocimiento del problema y facilita una perspectiva creativa global hasta la resolución del problema.
¿Qué es una metodología?
Una metodología es, un procedimiento intelectual (aspecto cognoscitivo, informativo) y un procedimiento operacional (aspecto materia, técnico). Ambos aspectos con miras a las consecuencias de un resultado que ha sido determinado de antemano con precisión.
¿Cuándo se debe de usar una metodología?
Emprender un proyecto de diseño no es solamente tomar una iniciativa, iniciar una acción, sino que es sobre todo escoger una vía entre muchas soluciones posibles.
Una metodología dirige los pasos hacia un objetivo determinado, sirviendo de “guía de camino”.
Disponer de una metodología, es disponer de criterios que permitan optar por el mejor camino, y llevar, lo más directamente posible a la solución más efectiva.
Metodología del diseño
Diversos autores han generado esquemas de posibles procesos de diseño que pueden servir de guía o de ayuda.
Entre las metodologías de diseño más conocidas se encuentran la de Munari, Archer, Bonsiepe, Frascara, González Ruíz y Chávez
No existe una única metodología, pero si la certeza de la necesidad de organizar un “modus operan di” que responda a las necesidades propias de cada proyecto.
Es importante establecer etapas y un organigrama con tiempos muy bien definidos.
1. Detección de una necesidad de comunicación: Plantea necesidad y se realiza la definición del problema.
2. Análisis de la información del caso: Recopilación de los datos necesarios para el estudio de la necesidad y su posterior análisis.
3. Determinación de objetivos de diseño y comunicación: En base a la información analizada, se establecen los objetivos del proyecto (motivar, informar, concientizar...)
4. Determinación del género editorial y su función: Determinar si el medio es impreso o electrónico y su función (social, informativa, publicitaria, promocional).
5. Desarrollo del concepto y estrategias de diseño (recurso argumentativo): formato y diagramación; elementos de diseño; producción y reproducción.
Antes del diseño visual se debe plantear que debe transmitir este. Posteriormente se considera el formato y los elementos que debe contener la composición. Y seguido, los requerimientos para producir y reproducir el diseño.
6. Desarrollo del proyecto de diseño y elaboración de maqueta definitiva (dummy): se crean los bocetos, se procede a su verificación y se elabora el dummy de la idea seleccionada.
7. Preparación del diseño para su reproducción: Teniendo en consideración las etapas anteriores, se procede a preparar el diseño para su reproducción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario